Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

lunes, 25 de agosto de 2014

Perú - Retiro de sanación espiritual

Retiro de fin de semana para sanar las secuelas post aborto en Perú



EL VIÑEDO DE RAQUEL

Está dirigido a hombres y mujeres, personas que participaron directa o indirectamente en uno o varios abortos, y están afectados emocional y espiritualmente.

Del 31 de octubre al 2 de noviembre 2014

Es confidencial, personalizado y en pequeños grupos


Informes

ceprofarena@gmail.com 

Tel.:  991040117  997225419




SECUELAS POST ABORTO

Es un conjunto de síntomas fisiológicos, sicológicos y espirituales desencadenados tras la realización de un aborto


MANIFESTACIONES DE LAS SECUELAS POST ABORTO

Ataques de llanto
Depresión 
Pesadillas
Culpa
Ira
Desórdenes alimenticios
Alucinaciones auditivas de un bebé llorando
Abortos repetidos
Baja autoestima
Sentimientos contradictorios frente a un embarazo


CUÁNDO SE PRESENTAN?

Pueden presentarse inmediatamente o aparecer después de meses o años

Palabras de Juan Pablo II en la Encíclica Evangelium Vitae, n° 99: 

“Una reflexión especial quisiera tener para vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto. La Iglesia sabe cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al arrepentimiento: el Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación. Os daréis cuenta de que nada está perdido y podréis pedir perdón también a vuestro hijo que ahora vive en el Señor. Ayudadas por el consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado eventualmente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre.”

lunes, 21 de julio de 2014

NO QUEREMOS CRUCES Y RECHAZAMOS EL PLAN DE DIOS



Así es, lo que nos ocurre es que no queremos cruces. Se nos hace pesado el camino y rechazamos llevarla porque nos duele el hombro. Estamos cansados y queremos un camino cómodo, ligero y divertido si es posible, pero, ¡crueces no! ¡!Qué la carguen otros!

Quizás esas no sean nuestras palabras, ni lo que piense nuestro corazón, pero es lo que sale de dentro y lo que vivimos. Porque vamos muy ligero de cruces y bastante equipaje caduco e inservible. Una madre dice que no quiere cruz cuando rechaza al hijo que lleva en su vientre. Una madre dice que no quiere cruz cuando desprecia a ese hijo que viene disminuido en su vientre. Una madre rechaza el plan de Dios cuando le tira la cruz recibida en su cara y elige vivir la vida según ella desea.

¿Acaso Jesús nos ha dicho que el camino para alcanzar la Casa del Padre está exento de Cruz? ¿Acaso el precio que Él pago por cada uno de nosotros salvándonos de la muerte y regalándonos vida eterna gozosa no lleva Cruz? ¿Acaso Él se negó a aceptar la Cruz que el Padre le ofreció y le encomendó para pagar por nuestros pecados?

¿Y tu ahora rechazas la cruz que te ha tocado vivir? Claro, sé que es difícil, pero también te digo que tú lo haces más difícil, porque sólo te será imposible y no tendrá sentido, pero compartiéndola y ofreciéndosela a Jesús verás que se puede soportar, transportar y darle un sentido hermoso.

¡No lo dudes, con Jesús podemos soportar la cruz que nos ha tocado vivir, porque esa es la medida que nosotros podemos superar. Ni más, ni menos. Sólo la que nuestro Padre Dios nos ha dado.

miércoles, 16 de julio de 2014

HAS NACIDO PARA DAR VIDA, NO PARA MATARLA



Una madre es sólo condición de mujer. Ha sido creada, la mujer, para dar vida y no para matarla. Es ilógico y antinatural matar lo que vive y crece dentro de su vientre. Es posible que, por circunstancias no deseadas, la vida nace en ti, pero no por eso puedes matarla, porque una vida, fecundada, tiene el derecho a vivir incluso contra la voluntad de su madre.

Tú tienes vocación de madre desde que en ti existe la esperanza de dar vida, y en cuento esa vida se fecunda, desde ese momento, eres madre. Nunca debes, porque para eso no tienes vocación, convertirte en una madre que mata, porque la esencia y caracteristica fundamental de una madre es amar y dar la vida por su hijo. Serías una madre rara, antinatural, frustrada, desviada de su intinto maternal.

Pero es que también la sociedad en la que vivimos debe prohibirtelo, porque todo ser viviente de la especie humana tiene derecho a la vida. Su propia dignidad, por el hecho de ser humano, le da derecho a la vida y nadie se la puede quitar, ni su propia madre. Al contrario, lo que debe hacer la sociedad es proteger esas vidas y sus madres, si no los desean pueden optar a dejarlo en manos de otras madres que les garantice el derecho a vivir.

Nunca matar, porque eso sería ir contra nuestra propia naturaleza de amar. Sí compartir y ser solidarios, porque el mundo es lo suficiente grande y con suficientes recursos para meternos a todos en él. Los problemas empiezan cuando queremos administrar el mundo según nuestras apetencias, intereses y egoísmos.


lunes, 14 de julio de 2014

MIENTRAS LA VIDA APARENTA DORMIR

En el tercer mes pasa de llamarse embrión a feto, tiene piernas y brazos, quizás ya es posible distinguir su sexo. Ya mueve mucho sus brazos y piernas, el líquido amniótico facilita los movimientos del embrión (aunque es tan pequeño que la madre no puede sentirlos). Los dedos de sus manitas ahora tienen uñas.


Hay muchos niños en el mundo que en este momento aparentan dormir en el seno de sus madres. Sin embargo, simplemente es, porque la realidad es que viven bien despiertos en el seno de sus madres. En estos momentos, quizás cientos de miles, han comenzado su lucha por la vida dentro de un mundo muy particular, el seno de mamá, y allí, ajenos a todo lo que ocurre y se habla a su derredor, ellos, día a día, se alimentan, desarrollan y crecen para en un tiempo no muy lejanos, próximo a los nueve meses, salir a la luz de este nuevo mundo para ellos.

A pesar de los adelantos de la ciencia, poco se sabe de ellos en los primeros meses de su vida. Todavía no adivinan su género, ni tampoco sienten sus movimientos ni revoltijos. Su mundo es un mundo de aparente silencio aunque su hogar, el seno de su madre, viva agitado, en movimientos estresados, con cierta indiferencia o sin tomar conciencia de que dentro de sí misma hay otra vida igual a ella, aunque en desarrollo, y con sus mismos derechos. 

Hay momentos, en los tres o cuatro primeros meses, que su vida pende de un hilo, del hilo que su propia madre quiera hilar. En muchos países han decidido legalizar el derecho a condenarlos a muerte ignorando su identidad, su presencia y su derecho a la vida. Todos miran hacia otro lado ignorando que está vivo y que vive en el seno de su madre. Y otros esperan su diagnóstico físico o intelectual para decidir su veredicto. Dependiendo de eso serán considerados hijos con derecho a la vida, o reos de muerte.

Es un drama el que se vive en ese mundo, en puro silencio, durante los primeros meses. Un drama que se descubre y percibe más en el mundo animal que en el humano. Un drama donde la vida es condenada a morir, cuando la vida nace para vencer a la muerte y prevalecer eternamente. Un drama ante el que el mundo cierra los ojos y mira más a su propio ombligo que al bien común de los hombres que lo habitan.

Un mundo donde las madres, entregadas por amor, lo prolongan en la nueva vida de la que son portadoras, necesita reflexionar y descubrir que la vida es el don recibido más preciado por el que los hombres nacen y viven para amar y ser amados. Interrumpirla es lo más cruel que el ser humano puede hacer.

miércoles, 2 de julio de 2014

El aborto, ¿crimen contra la humanidad?


Monseñor Gea Escolano
Martes 1 de julio de 2014 8:43h

 Artículo de Monseñor Gea Escolano: “No sé cómo ni de qué manera se podría conseguir que el Gobierno que autorice el aborto se sentase en el banquillo de los acusados para ser juzgados por crímenes contra la humanidad”.
Acabo de leer el proyecto que presenta el Gobierno para cambiar la ley del aborto. Me da la impresión de que no aclara nada. Se mueve en el mismo plano en que se han movido los legisladores cuando lo introdujeron en la legislación con distintas matizaciones. El problema creo que hay que debatirlo con claridad: ¿se admite o no se admite? Lo que menos importa es que se admita sólo en un caso o en cuarenta. Porque, por muchas condiciones o cortapisas que se pongan, se está admitiendo que se puede suprimir una vida humana inocente.
Sencillamente, se supone que el Estado tiene facultad para autorizar la supresión de vidas humanas.
Ni tampoco vale que el Tribunal Constitucional le dé el visto bueno, porque una cosa es lo que dice la Constitución y otra, lo que el Tribunal Constitucional dice que dice. Y, aunque la Constitución lo admitiese, ni el Gobierno ni nadie es quien decide si es moral o no, por lo que el cristiano y cualquiera con un poco de sentido común puede admitir ni practicar el aborto. Pueden parecer duras estas frases, pero no las puedo retirar.
Pregunto ¿Tiene el Estado esta facultad? Porque hay que tener en cuenta la base de la que partimos y es que el aborto es la supresión de una vida humana e inocente, no si las madres pueden decidir. Por eso, una de dos: o el Estado puede autorizar la eliminación de vidas humanas e inocentes, o tiene el deber de no permitirlo. Y no hay medias tintas. Siempre hay que buscar la verdad. Y la verdad, me decía mi padre cuando yo era pequeño, que sólo tiene un camino. ¡Cuánto bien me han hecho estas palabras!
Algunos dicen: el Estado lo ha legalizado. Sí, respondo. Pero legalizado o no, sigue siendo un crimen, aunque puede decirse que hay crímenes legales como éste e ilegales; y el aborto, por muy legal que sea, no deja de ser un crimen “abominable” como lo califica el Concilio Vaticano II (Atención a esto los católicos). La Real Academia define el crimen como “Acción voluntaria de matar o herir gravemente a una persona”). Y ¿cómo puede el Estado conceder a nadie el derecho de matar impunemente, tratándose de un derecho que el Estado tampoco tiene?
Hace dos o tres años escribí un artículo en que decía que esto no equivale a decir que las que abortan deban ir a la cárcel. No digo eso. Pero también digo que esos crímenes no pueden quedar impunes. ¿Qué pasaría si, en vez de a la cárcel, las mandasen a colaborar en el cuidado de los niños en cualquier guardería o en cualquier sitio donde hubiesen niños acogidos? ¿O es que puede el Estado dar carta blanca para que se realicen estos crímenes?
No sé cómo ni de qué manera se podría conseguir que el Gobierno que autorice el aborto se sentase en el banquillo de los acusados para ser juzgados por crímenes contra la humanidad. Muchos pensarán que no estoy en mis cabales al decir eso, pero si la vida es el primer valor a tutelar por el Estado y éste permite y legaliza el derecho a destruir vidas humanas, los abortos ¿no podrían ser considerados como crímenes contra la humanidad?
Este artículo de Monseñor Gea Escolano procede de Religión en Libertad.

miércoles, 25 de junio de 2014

¡DICHOSA PORQUE HAS DADO LA VIDA POR TU HIJO!



No me resisto a publicar este hermoso testimonio que cumple textualmente las Palabras que Jesús pronunció al proclamar dichoso aquel que da la vida por otro. Es el hermoso testimonio de esta mujer donde sobran las palabras y queda la vida bañada de amor y de entrega. Hago silencio y les dejo con el testimonio.

El 13 de junio de 2012 murió Chiara Corbella Petrillo, y su caso y su testimonio conmovieron Italia y, en el mundo de la comunicación global, también al mundo entero. A esta joven romana de 28 años le detectaron un tumor en la lengua en el quinto mes de embarazo, pero se negó a cualquier tratamiento que pusiese en peligro la vida de su hijo. El precio era la suya. Francesco nació sano y feliz el 30 de mayo de 2011, y sólo entonces su madre empezó el tratamiento, que retrasó un año el momento fatal.

"Voy al cielo a cuidar a María y a Davide [dos gemelos que nacieron de un embarazo anterior con graves malformaciones y murieron al poco tiempo]; tú, quédate con papá. Yo rezaré por vosotros desde allá", le decía Chiara a su pequeño en la carta que dejó para él. Leer más...

viernes, 20 de junio de 2014

AUNQUE NOS ROBEN LA VIDA, PERTENECE SÓLO A DIOS.





Es un mundo de locos, de disparates y de mentiras. Es cuando más se habla de derechos, de libertad, de valores y de justicia, y todo son palabras escondidas en mentiras que sólo descubren apariencias y falsedad. Y lo peor de todo es que aceptamos resignadamente el juego. Quizás pensemos que a nosotros no nos va a tocar, pero igual decíamos cuando las residencias... ¡Y ya ven, ahora parece hasta normal!

Silmultáneamente la familia se resquebraja se desestructura y queda preparada para, cuando sus miembros ya necesiten cuidados, quitarlos del medio porque son un laste y un déficit. Lo advertíamos y ya es realidad. La marea parece imparable. El Parlamento de Canarias acaba de iniciar los trámites para aprobar una «Ley autonómica de derechos y garantías de las personas en el proceso final de su vida», conocida como de «muerte digna». Y en Bélgica: La eutanasia aumenta un 700% en 11 años. Leer más...

Se ha perdido el derecho a vivir convirtiéndolo en un derecho a la muerte. No son especulaciones sino datos que están ahí. Se mata al nacer y también al morir. Ya nos será difícil intuir, si escapamos a la muerte en el seno de la madre, escapar a que nos maten sin contar con nuestro derecho a conservar la vida hasta la última gota de nuestro aliento entregada a Dios.

Y lo peor es que no advierten su ceguera y cierran los ojos a una vida de esperanza, de gozo y de vida eterna. Seguiremos luchando y alzando nuestro grito en defensa de la vida y rezando cada viernes en el blog: "Un Rincón para orar" un Rosario de la Mano de la Virgen y junto a todos los que nos unamos para aunar nuestra voz al Padre por la defensa de la familia y de la vida.