Últimas reflexiones

Últimas Reflexiones

domingo, 21 de septiembre de 2014

Inicio de nueva jornada 2014

40 Días por la Vida
24 de Septiembre al 2 de Noviembre 2014


Dios mediante este 24 de septiembre, día de la Virgen de las Mercedes, iniciamos una nueva jornada de oración y ayuno por la vida. Entérese más en el siguiente enlace: 40 días por la vida.

lunes, 25 de agosto de 2014

Perú - Retiro de sanación espiritual

Retiro de fin de semana para sanar las secuelas post aborto en Perú



EL VIÑEDO DE RAQUEL

Está dirigido a hombres y mujeres, personas que participaron directa o indirectamente en uno o varios abortos, y están afectados emocional y espiritualmente.

Del 31 de octubre al 2 de noviembre 2014

Es confidencial, personalizado y en pequeños grupos


Informes

ceprofarena@gmail.com 

Tel.:  991040117  997225419




SECUELAS POST ABORTO

Es un conjunto de síntomas fisiológicos, sicológicos y espirituales desencadenados tras la realización de un aborto


MANIFESTACIONES DE LAS SECUELAS POST ABORTO

Ataques de llanto
Depresión 
Pesadillas
Culpa
Ira
Desórdenes alimenticios
Alucinaciones auditivas de un bebé llorando
Abortos repetidos
Baja autoestima
Sentimientos contradictorios frente a un embarazo


CUÁNDO SE PRESENTAN?

Pueden presentarse inmediatamente o aparecer después de meses o años

Palabras de Juan Pablo II en la Encíclica Evangelium Vitae, n° 99: 

“Una reflexión especial quisiera tener para vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto. La Iglesia sabe cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. Si aún no lo habéis hecho, abríos con humildad y confianza al arrepentimiento: el Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la Reconciliación. Os daréis cuenta de que nada está perdido y podréis pedir perdón también a vuestro hijo que ahora vive en el Señor. Ayudadas por el consejo y la cercanía de personas amigas y competentes, podréis estar con vuestro doloroso testimonio entre los defensores más elocuentes del derecho de todos a la vida. Por medio de vuestro compromiso por la vida, coronado eventualmente con el nacimiento de nuevas criaturas y expresado con la acogida y la atención hacia quien está más necesitado de cercanía, seréis artífices de un nuevo modo de mirar la vida del hombre.”

lunes, 21 de julio de 2014

NO QUEREMOS CRUCES Y RECHAZAMOS EL PLAN DE DIOS



Así es, lo que nos ocurre es que no queremos cruces. Se nos hace pesado el camino y rechazamos llevarla porque nos duele el hombro. Estamos cansados y queremos un camino cómodo, ligero y divertido si es posible, pero, ¡crueces no! ¡!Qué la carguen otros!

Quizás esas no sean nuestras palabras, ni lo que piense nuestro corazón, pero es lo que sale de dentro y lo que vivimos. Porque vamos muy ligero de cruces y bastante equipaje caduco e inservible. Una madre dice que no quiere cruz cuando rechaza al hijo que lleva en su vientre. Una madre dice que no quiere cruz cuando desprecia a ese hijo que viene disminuido en su vientre. Una madre rechaza el plan de Dios cuando le tira la cruz recibida en su cara y elige vivir la vida según ella desea.

¿Acaso Jesús nos ha dicho que el camino para alcanzar la Casa del Padre está exento de Cruz? ¿Acaso el precio que Él pago por cada uno de nosotros salvándonos de la muerte y regalándonos vida eterna gozosa no lleva Cruz? ¿Acaso Él se negó a aceptar la Cruz que el Padre le ofreció y le encomendó para pagar por nuestros pecados?

¿Y tu ahora rechazas la cruz que te ha tocado vivir? Claro, sé que es difícil, pero también te digo que tú lo haces más difícil, porque sólo te será imposible y no tendrá sentido, pero compartiéndola y ofreciéndosela a Jesús verás que se puede soportar, transportar y darle un sentido hermoso.

¡No lo dudes, con Jesús podemos soportar la cruz que nos ha tocado vivir, porque esa es la medida que nosotros podemos superar. Ni más, ni menos. Sólo la que nuestro Padre Dios nos ha dado.

miércoles, 16 de julio de 2014

HAS NACIDO PARA DAR VIDA, NO PARA MATARLA



Una madre es sólo condición de mujer. Ha sido creada, la mujer, para dar vida y no para matarla. Es ilógico y antinatural matar lo que vive y crece dentro de su vientre. Es posible que, por circunstancias no deseadas, la vida nace en ti, pero no por eso puedes matarla, porque una vida, fecundada, tiene el derecho a vivir incluso contra la voluntad de su madre.

Tú tienes vocación de madre desde que en ti existe la esperanza de dar vida, y en cuento esa vida se fecunda, desde ese momento, eres madre. Nunca debes, porque para eso no tienes vocación, convertirte en una madre que mata, porque la esencia y caracteristica fundamental de una madre es amar y dar la vida por su hijo. Serías una madre rara, antinatural, frustrada, desviada de su intinto maternal.

Pero es que también la sociedad en la que vivimos debe prohibirtelo, porque todo ser viviente de la especie humana tiene derecho a la vida. Su propia dignidad, por el hecho de ser humano, le da derecho a la vida y nadie se la puede quitar, ni su propia madre. Al contrario, lo que debe hacer la sociedad es proteger esas vidas y sus madres, si no los desean pueden optar a dejarlo en manos de otras madres que les garantice el derecho a vivir.

Nunca matar, porque eso sería ir contra nuestra propia naturaleza de amar. Sí compartir y ser solidarios, porque el mundo es lo suficiente grande y con suficientes recursos para meternos a todos en él. Los problemas empiezan cuando queremos administrar el mundo según nuestras apetencias, intereses y egoísmos.


lunes, 14 de julio de 2014

MIENTRAS LA VIDA APARENTA DORMIR

En el tercer mes pasa de llamarse embrión a feto, tiene piernas y brazos, quizás ya es posible distinguir su sexo. Ya mueve mucho sus brazos y piernas, el líquido amniótico facilita los movimientos del embrión (aunque es tan pequeño que la madre no puede sentirlos). Los dedos de sus manitas ahora tienen uñas.


Hay muchos niños en el mundo que en este momento aparentan dormir en el seno de sus madres. Sin embargo, simplemente es, porque la realidad es que viven bien despiertos en el seno de sus madres. En estos momentos, quizás cientos de miles, han comenzado su lucha por la vida dentro de un mundo muy particular, el seno de mamá, y allí, ajenos a todo lo que ocurre y se habla a su derredor, ellos, día a día, se alimentan, desarrollan y crecen para en un tiempo no muy lejanos, próximo a los nueve meses, salir a la luz de este nuevo mundo para ellos.

A pesar de los adelantos de la ciencia, poco se sabe de ellos en los primeros meses de su vida. Todavía no adivinan su género, ni tampoco sienten sus movimientos ni revoltijos. Su mundo es un mundo de aparente silencio aunque su hogar, el seno de su madre, viva agitado, en movimientos estresados, con cierta indiferencia o sin tomar conciencia de que dentro de sí misma hay otra vida igual a ella, aunque en desarrollo, y con sus mismos derechos. 

Hay momentos, en los tres o cuatro primeros meses, que su vida pende de un hilo, del hilo que su propia madre quiera hilar. En muchos países han decidido legalizar el derecho a condenarlos a muerte ignorando su identidad, su presencia y su derecho a la vida. Todos miran hacia otro lado ignorando que está vivo y que vive en el seno de su madre. Y otros esperan su diagnóstico físico o intelectual para decidir su veredicto. Dependiendo de eso serán considerados hijos con derecho a la vida, o reos de muerte.

Es un drama el que se vive en ese mundo, en puro silencio, durante los primeros meses. Un drama que se descubre y percibe más en el mundo animal que en el humano. Un drama donde la vida es condenada a morir, cuando la vida nace para vencer a la muerte y prevalecer eternamente. Un drama ante el que el mundo cierra los ojos y mira más a su propio ombligo que al bien común de los hombres que lo habitan.

Un mundo donde las madres, entregadas por amor, lo prolongan en la nueva vida de la que son portadoras, necesita reflexionar y descubrir que la vida es el don recibido más preciado por el que los hombres nacen y viven para amar y ser amados. Interrumpirla es lo más cruel que el ser humano puede hacer.